jesús Flores; Javier Rubio, Eulalia Díaz y Transporte; En La Mira

En la Mira

Por A   lonso Méndez

Puntos de la sesión de Cabildo

Jesús y Francisco; un viacrucis

Un aumento en el transporte

Maritza Muñoz; en su odisea

Al Grano

 

Ayer después de la sesión de Cabildo, exhausto llegué a mi bunker y me senté en mi sillón para acariciar las teclas de mi computadora; cerré los ojos y me ganó el sueño; una vez en los brazos de Morfeo, soñé que estaba en un Gran Sanedrín, donde dilucidaban sus asuntos, el Señor de los Cielos y sus discípulos, a dos de ellos, les llamaremos hipotéticamente, Jesús Flores, “San Jesús” y Francisco Javier Rubio, “el Papa Francisco”; pues bien, San Jesús, tomó la palabra y expresó; “Me ocupa que mis compañeros no se apeguen a la legalidad para una acción que es nuestra bandera, no caer en corrupción, demagogia, fraudes, desvíos, opacidad, falta de rendición de cuentas, respeto a la moralidad y a las buenas costumbres y exceso de demagogia”.

Una vez dicho esto, el discípulo del señor, (hipotéticamente diremos que el señor de los cielos, es el alcalde), el “Papa Francisco”, indignado, pidió la palabra, se santiguó seis veces y replicó; “Hermano Jesús, ¿Ya no recuerdas que yo pertenecía a la banda del Ángel Salvador y sus 40 ladrones cuando estábamos en una de las sectas y sociedades secretas que se convirtió en una verdadera mafia?.

En aquellos días, dijo “el Papa”; “No debes hablar de esos males hermano; porque me recuerdas que fui el Síndico del Ángel Salvador en la misma gavilla, pero yo, me bañé con agua bendita de Tlacote y le vendí mi santidad a San Narciso.

Éste santo me dio la candidatura para encabezar una banda de forajidos que él había dirigido desde 1999, pero al darme cuenta de que no podía ganar, los traicioné para servir al “Señor de los Cielos”, con quien escondimos miles de bolsas con plata, oro y ungüentos con aceites aromáticos en unas bodegas de la colonia Santa Rosa, lo que me hizo ganar toda la confianza de mi señor a quien hoy le sirvo de manera incondicional bendito Dios.

El señor de los Cielos, levantó la mirada, se acaricio la barba, le guiñó un ojo y aprobó su intervención; Para entonces, a las Magdalenas, le escurrían las lágrimas por las frías mejillas que las hacían recordar sus recientes viajes a Europa, mientras que San Juanito, otros discípulos del señor, miraba al “Papa” con tal atención que parecía pretender darle un beso en la mejilla.

Entonces el Señor de los Cielos, puso orden con un solo pase mágico, sonrió de cachete a oreja y le dijo al Secretario, ¡venga la sentencia!, el secretario al estilo guasón, pretendió reír pero se concretó a mirar con ternura a la discípula Gloria a Dios, Aleluya y siguió con la sesión en la que Santa Eulalia, sonrería y le lanzaba besos al escribano secretario que le respondía con una mirada de “Dios mío que guapo soy”..

Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia.

EL AUMEMNTO AL TRANSPORTE

Los regidores de Los Cabos, tienen claro que se tiene que analizar un aumento en las tarifas del transporte urbano, por ello, ayer, la Regidora Eulalia Díaz Guzmán, presentó una avance sobre las reuniones que han tenido con los Gremios de Transporte, para analizar la posibilidad de un aumento.

En repetidas ocasiones se ha dicho que los transportistas piden y siguen pidiendo aumentos, muchos de los políticos, preguntan a los estudiantes, a los minusválidos, a las mujeres embarazadas, a los ancianos y a la gente en general, si están de acuerdo con un aumento al transporte y por obvias razones sin duda dirá que no.

Sin embargo, no les preguntan; “Oiga, y usted como usuario, ¿Qué está dispuesto a hacer?”, porque amigo, lector, a los transportistas se les exige unidades nuevas, con aire acondicionado, con internet gratuito, con rampa para minusválidos, descuentos para estudiantes y viejitos entre otros.

Pero, el usuario y el Ayuntamiento ¿Qué ofrecen?; el usuario bandaliza los camiones, les rompe los asientos, dañan las puertas, rompen las ventanas, aflojan los pasa manos y demás, mientras que el Ayuntamiento, coloca miles de topes en las calles de ruta, no pone alumbrado público, no hay vigilancia, no rehabilita las calles de terracería y encima de ello, el Gobierno Federal, aumenta el combustible que por lógica genera una cascada de aumentos en los costos de refacciones, servicios y demás.

Luego entonces, si se justifica el aumento; ¿para qué dar tantos brincos si el suelo está tan parejo?.

 

DIPUTADA MARITZA EN ANÁLISIS

Resulta que la Diputada Maritza Muño, dijo ayer algo que me pareció interesante; “Antes de decidir  un incremento en las tarifas de transporte público, es necesario socializar esta medida, mejorar el servicio, que sea incluyente y que esté justificado para que no lacere la economía familiar”.

Maritza Muñoz Vargas subió a la ruta de “La Pasión” de un transporte colectivo de donde llegó con hartos dolores de cabeza porque la unidad pasó por diez mil baches antes de llegar a su destino y una vez que bajó del transporte, dijo.

Que fue invitada por el movimiento “Funcionarios Públicos-Transporte Público” que encabeza la estudiante Yuma Pérez Cuevas.

Viajó poco más de una hora en el autobús que tomó frente al Congreso del Estado y que atravesó más de una decena  de  colonias de esta ciudad capital, hasta llegar a la colonia La Pasión, en plena hora pico: 2:30 de la tarde, donde se registra mayor demanda de usuarios de todas las edades, recordando sus años de estudiante cuando hizo uso de este servicio.

Expuso que desde el Congreso del Estado, los diputados trabajan en la Ley de Transporte, donde propondrá que se realicen las verificaciones; que se actualicen en base a la reglamentación de transporte público, todo ello dirigido para un bien común.

AL GRANO

Me gustaría ver al Secretario general, al alcalde y a los ediles en un transporte urbano de los que recorren La Ballena; al regresar se buscarían las pompas porque sentirán que se quedaron pegadas en los asientos por tanto pinche brinco en los topes que por un apoyo económico autoriza la Dirección de vialidad…. Hasta aquí por hoy.

 

 

Notas relacionadas

Acerca del Autor: Alonso Mendez Suriano

Reportero con más de 25 años de experiencia en política sudcaliforniana. Fundador de FórmulaBCS y El Mensajero del Sur. Colaboró con Diario Peninsular, Diario El Sudcaliforniano, Tribuna de Los Cabos, La Opinión de Los Cabos y algunos medios nacionales. Falleció el 25 de Junio de 2017 en San José del Cabo, Baja California Sur, México.