La ambición es el último refugio del fracaso

En La ambición los lleva a la cárcel, si ves las barbas de tu vecino cortar, políticos en BCSpolítica, frases como ésta permiten analizar el sentido de la participación en luchas electorales.

Por Alonso Méndez

Óscar Wild, lo dijo, y lo expresó muy bien; “La ambición es el último refugio del fracaso”, y en política, frases como ésta permiten analizar el sentido de la participación en luchas electorales, en virtud de que la política no debe ser por ambición de poder o por la defensa de intereses de grupos, de partidos o económicos, debe ser por vocación y por deseos de servicio.

El diccionario de la Real Lengua Española, define a la ambición como el deseo de obtener poder, riqueza o fama sin importar el método al que se tenga que recurrir para alcanzarlo; no obstante, hay instintos de superación que también se pueden considerar, “Ambición”, en el estricto sentido de encontrar el camino que garantice la salida de la mediocridad.

Así pues, el término ambición que procede del latín “ambitio”, puede utilizarse de manera positiva, porque se considera saludMoreira, Granier, Reynoso y Villanueva, ex gobernadores soberbios, ambiciosos y corruptosable cuando promueve la acción y el desarrollo de proyectos, cuando la persona tiene una meta a la que desea llegar para conseguir algo que actualmente no tiene. Si el deseo se aplica con el interés de sobresalir en base a acciones, hechos y resultados, la ambición es positiva.

Y es que la ambición funciona en estos casos como un motor que invita a abandonar el conformismo y la mediocridad. Sin embargo hay un límite para que esa ambición no se convierta en algo dañino o peligroso.

Cuando el deseo es tan fuerte que la persona está dispuesta a violar las normas éticas o legales para concretar sus deseos, metas o ansias de poder, la ambición se vuelve riesgosa ya que puede perjudicar a la propia persona o a terceros.

Precisamente esto es lo que sucede con los políticos que no tienen claro el camino por el que deben transitar para cumplir con los ciudadanos; la ambición los hace arrogantes, soberbios, simulan ser “Iluminados”, se creen los más queridos, los que están dando resultados que definitivamente la gente no alcanza a notar porque el político ambicioso se conduce con la mente cerrada, apuntando hacia una sola dirección, obtener más poder, más riqueza, más fama.

Como dijeran los que saben; “No tengo claro si hay que ser una mente lúcida, una persona muy inteligente o una mente simple, para entender la ambición de los políticos”, pero me queda claro que entre más poder tengan, más ansias sienten y llegan a convertirse en criminales cuando los resultados no llenan sus expectativas de poder, de fama o riqueza, dado que se asocian con el crimen organizado para el logro de sus aspiraciones.

Es por ello que le pregunto al amigo lector, ¿Es la ambición el último reducto del político soberbio y por tal, será un fracasado?, pienso que sí; porque si bien entiendo el sentido de la frase, creo que una persona que se siente satisfecha con su persona y el desarrollo que en esta vida hace de ella, no tiene porqué aspirar a tener más pisoteando valores, ética y amistades.

Es decir, si ya eres alcalde, diputado, senador o Gobernador, cumple con tu cometido y llegado el momento si tienes aceptación social, trata de escalar otro escalón, pero no te engañes a ti mismo, comprar conciencia con recursos de los contribuyentes es una forma cínica de ser corrupto y corromper a los propios ciudadanos.

La corrupción en su máxima expresión se aplica desde el momento en que se reúne a los estudiantes en determinado lugar para darles una beca y tomarse la foto de forma simbólica, igual cuando se entrega apoyos a personas indigentes, que el político se toma la foto entregando despensas, cobijas, láminas, cemento y demás, esa es corrupción porque se corrompe al ciudadano que muchas veces, ni necesidad de esas minucias tiene.

Pero todo eso es el resultado de la ambición de querer tener más poder, más riqueza y más popularidad o fama, que poquísima progenitora, diría yo. Esa es mi opinión.

Más adelante les diré quienes son los políticos arrogantes, ambiciosos, soberbios y corruptos en Los cabos y en BCS, pero también les diré qué legisladores están haciendo bien su trabajo y regresan a sus distritos para estar con su gente, lo cual, se hace por vocación y servicio.

Notas relacionadas

Acerca del Autor: Alonso Mendez Suriano

Reportero con más de 25 años de experiencia en política sudcaliforniana. Fundador de FórmulaBCS y El Mensajero del Sur. Colaboró con Diario Peninsular, Diario El Sudcaliforniano, Tribuna de Los Cabos, La Opinión de Los Cabos y algunos medios nacionales. Falleció el 25 de Junio de 2017 en San José del Cabo, Baja California Sur, México.