Diálogo con Damián Velázquez; CTM, en Los Cabos

“Amigo, estoy atrapado en mi mundo y en mis oportunidades de servir a la gente”. expresó

Los problemas que enfrenta la gente en colonias humildes, no se anuncian, se busca la solución; acotó.

Por Alonso Méndez

Eran las nueve de la mañana, llegué a “Mi oficina” y le pedí a Marisol un té relajante, en punto recibí una llamada, “Amigo, ¿estás en tu oficina?”, isofacto respondí, “Por supuesto amigo, te estoy esperando”, el Secretario general del Sindicato de Irrigación de la CTM, Damián Velázquez Cruz.
Por teléfono me comentó; “En este momento estoy inaugurando un desayunador en la colonia Caribe y en cuanto me desocupe estoy contigo, en unos diez minutos”

Hice algunas llamadas, entre ellas a la señora Olga Rubio López, activista que durante la campaña pasada apoyó al buen amigo Alberto Treviño, a quien le pregunté si sabía de las actividades de Damián e la zona más ignorada por los tres niveles de autoridad.

La señora me dijo textualmente; “Ay don Alonso, de no ser por Damián, en esta zona no tuviéramos apoyos de ninguna naturaleza, gracias a él y a su programa “De la Mano Con La Gente”, algunas familias reciben agua, apoyos con materiales, cemento, varillas, láminas y tiene desayunadores, pero lo mejor de Damián es que no viene con fotógrafos ni cámaras de video para lucirse, lo hace porque le nace en el corazón”.

Cuando llegó Damián, con su noble sonrisa, esa sonrisa que aflora en los labios de la gente feliz y que da apoyo sin recibir nada a cambio, pidió un jugo de naranja y me dijo, “Ando trabajando amigo, a mí no me detiene ni la política ni los políticos”, sonrió y agregó; “Amigo, estoy atrapado en mi mundo y en mis oportunidades de servir a la gente, porque creo que los problemas que enfrenta la gente humilde en nuestras comunidades, no se anuncian, se busca la solución de cada uno de ellos”.

Damián Velázquez, hombre de poco hablar y de mucho decir, le gana el entusiasmo, le gana la emoción y lo atrapa el dolor de la gente; en su charla, me comentó que le ha tocado caminar por los lugares más vulnerables de Cabo San Lucas; “En los renglones torcido del poder público”.

Damián ha caminado y lo seguirá haciendo por ahí, por donde el polvo se convierte en una sensación de esperanza y la oscuridad en la luz a través del túnel, ahí donde el niño llora para tomar sus propias lágrimas y mitigar su sed; y la madre enferma en vez de llorar ríe por la suerte que le toco vivir.

Le pregunté; ¿Por qué lo haces amigo?; por un momento guardó silencio, se le movió la glotis, conocida como la manzana de Adán, pasó saliva y fincó su mirada allá en lontananza, fijó su vista y aisló el presente para recordar a su señor padre y a su señora madre, campesinos que le sacan provecho a la naturaleza para fortalecer el espíritu y mitigar el hambre de la familia.

Con la vista hacia el cielo me dijo; “Dios sabe por qué lo hago, mis padres, gente muy humilde que trabajaba todo el día para alimentarnos y darnos educación, me enseñaron que cuando se es pobre, para labrar un furo se sacrifica muchas cosas, se sacrifica la niñez, esa infancia de juegos inocentes y de sonrisa ingenuas y se trabaja para salir adelante”.

Hoy que tengo la oportunidad de servir a muchas familias humildes con el programa del sindicato, “De la Mano Con La Gente”, hago lo que está a mi alcance, si la gente, si la política o si las autoridades no valoran lo que haga, allá está Dios, allá está guiando mis acciones, y si Dios me da la oportunidad de servir desde otra trinchera, ahí daré todo mi esfuerzo para cumplir”.

La charla fue emotiva y larga, más adelante les comentaré de temas que hace en bien de la juventud.

 

 

 

Notas relacionadas

Acerca del Autor: Alonso Mendez Suriano

Reportero con más de 25 años de experiencia en política sudcaliforniana. Fundador de FórmulaBCS y El Mensajero del Sur. Colaboró con Diario Peninsular, Diario El Sudcaliforniano, Tribuna de Los Cabos, La Opinión de Los Cabos y algunos medios nacionales. Falleció el 25 de Junio de 2017 en San José del Cabo, Baja California Sur, México.