San José del Cabo; “El mejor lugar para vivir”

El Es   tero; es todo un paraíso biológico, que da hogar a cientos de especies animales y vegetales.

Los incendios, provocados por criminales y la irresponsabilidad de autoridades federales, estatales y municipales.

Por Alonso Méndez

San José del Cabo, el mejor lugar para vivir; ubicado en un lugar estratégico de la naturaleza, cuenta con desierto, mar, montañas, acantilados, dunas, arroyos secos, flora endémica y fauna regional; cuenta con arroyos de aguas termales y un afluente subterráneo que desde la Sierra de La Laguna y San Lázaro, generan en el Estuario, un concepto de oasis exuberante convertido en un extenso paraíso biológico que da hogar a cientos de especies animales y vegetales en una burbuja de vida que vale la pena conservar, el Estero de San José del Cabo.

El Estero, es un ícono Josefino; en sus cercanías se enamoraron muchas parejas y lo siguen haciendo, ahí los pobladores de antaño recogían el desayuno, la comida o la cena, porque en el Estero, parecía que la vida estaba detenida y que nunca tendría fin; ahí se acercaban artistas a tomarse la foto, pintores a plasmar sus mejores obras y algunos, llegábamos a charlar con las palmeras que parecían cantar al correr de la brisa.

 

LA HISTORIA SE REPITE

El 15 de abril del año 2016, el estero motivó una reunión en la que estuvieron autoridades de los tres niveles de Gobierno, diputados y regidores, a invitación del Grupo Raíces, donde se denunció la contaminación que ha estado terminando con la vida de este oasis y mucho de ello se atribuyó a Puerto Los Cabos, proyecto depredador y criminal para el Municipio. Y surgieron muchos compromisos, muchas ideas y proyectos que a un año, solo fueron buenas intenciones.

Este sábado al filo de las cuatro de la tarde, el estero fue víctima de otro incendio provocado por manos criminales y por la irresponsabilidad de autoridades federales, estatales y municipales como CONAGUA, Profepa, Conafort, Ecología Municipal, Protección Civil, Seguridad Pública y el Ayuntamiento, entre otros entes y organizaciones que no se ponen de acuerdo para delimitar y evitar el hábitat de malvivientes en la zona.

 

LUIS ALBERTO; EL SECRETARIO

 

Sobre el tema, el Secretario general del Ayuntamiento, Luis Alberto González Rivera, quien vivió de cerca la conflagración, dio a conocer que los cuerpos de rescate y bomberos, hicieron un gran esfuerzo para sofocar el incendio que afectó más de 20 hectáreas en el Estero Josefino.

Dijo que el Gobierno de Los Cabos dictaminó las afectaciones y las causas de dicho siniestro, al hacer un recorrido para el reconocimiento de los daños y como resultado de ello, se determinó que fueron afectadas más de 20 hectáreas de carrizal y palmeras.

Una vez realizado el recorrido, se aseguró que el incendio fue iniciado imprudencialmente  por personas que habitan o rondan esta zona, ya que se encontraron lugares donde hay indicios de fogatas, artículos de ropa e incluso una pequeña hornilla para cocinar, lo que indica que hay personas que ahí habitan.

Puntualizó que el incendio inició en una parte pegada a la planta de tratamientos de aguas residuales, donde las autoridades competentes, informaron que debido a una colilla de cigarro o algún cerillo detonó la enorme conflagración que el viento propago en una amplia área.

Mencionó González Rivera, que el acta formal la integraron la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente PROFEPA, Comisión Nacional Forestal CONAFOR, Protección Civil Estatal y Municipal y las áreas de Ecología y Medio Ambiente del Estado y Municipio; por lo que una vez que se tiene el análisis se seguirán con las averiguaciones del caso y también medidas de prevención.

 

SE CALCINA LA VIDA EN SAN JOSÉ

El Estero, es uno de los oasis naturales más representativos del país por ello es reconocido como Sitio Ramsar, Estuario vinculado al desarrollo de la ciudad, cuya existencia parece disuelta entre las maravillas escénicas naturales y artificiales hechas por el hombre, como edificios, un Paseo Centenario, un puente de 800 metros de largo que afecta la zona de influencia, una marina que acorta la vida y una historia de indolencia oficial.

El Estero San José, permitió a los Jesuitas identificar una zona destinada al éxito de sus pobladores, por ello, la primera parte que se pobló fue la zona aledaña al Estero, donde hoy es el panteón municipal y su entorno cuyos habitantes al llegar Fonatur, fueron reubicados a la tres súper manzanas que están a cargo de FONATUR.

Este oasis era apacible, su fauna silvestre se reproducía sin obstáculos; el hábitat era ideal para la reproducción de aves, reptiles del lugar y aves migratorias, la gente empezó a llegar hace más de trescientos años, por lo que rl hombre fue una especie más que se adaptó a este mágico lugar.

Al estero San José se le conoce como ESTUARIO porque es la desembocadura de un río subterráneo y a veces por corrientes pluviales, y en este caso, el río es el de San José, que hace un recorrido de casi 48 kilómetros desde las montañas de la Sierra de La Laguna y de San Lázaro hasta el borde del Mar de Cortés, en donde forma una laguna en la que se mezclan las aguas dulces y saladas, generando un ambiente propicio para el desarrollo de un ecosistema especial.

Este ecosistema está ubicado en 1.4 kilómetros cuadrados (140 ha) de territorio protegido, siendo el mayor en extensión de toda esa zona del Continente Americano.

Los primeros humanos que fueron abrigados por este lugar fueron los indios Pericúes, quienes se asentaron ahí y sobrevivieron principalmente de la pesca y la cacería de lo que el estuario les brindaba.

En 1730 los misioneros jesuitas fundaron en este lugar la Misión de San José del Cabo Añuití (vocablo Pericú que alude a este lugar), lo que en la actualidad es la ciudad de San José del Cabo.

Hoy, el Estero peligra, su entorno se calcina y se calcina la vida; mientras la autoridad solo muestra indolencia:

 

ESTA HISTORIA CONTINUARÁ

Notas relacionadas

Acerca del Autor: Alonso Mendez Suriano

Reportero con más de 25 años de experiencia en política sudcaliforniana. Fundador de FórmulaBCS y El Mensajero del Sur. Colaboró con Diario Peninsular, Diario El Sudcaliforniano, Tribuna de Los Cabos, La Opinión de Los Cabos y algunos medios nacionales. Falleció el 25 de Junio de 2017 en San José del Cabo, Baja California Sur, México.