Premio de periodismo; buena fe o una farsa; En La Mira

En La Mira

Po  r Alonso Méndez

Insisten; Premio al periodismo

El reconocimiento; SE GANA

Políticos que en los partidos

Los que están fuera de ellos

Al Grano

 

La mañana de este lunes, la presidenta de la Comisión de Asuntos Educativos del Congreso del Estado, diputada Diana Vinboster Luna, con la diputada Guadalupe Rojas y el diputado Amadeo Murillo, se reunieron con reporteros de La Paz, para ver la posibilidad de modificar el Decreto 1918 que instituyó las Medallas al Mérito “Francisco King Rondero” y “Carlos Morgan Martínez”, lo cual se realizó con la finalidad de fortalecerlo en diversos aspectos para la entrega de los reconocimientos a los comunicadores.

En este sentido, amigo lector, insisto en que en Baja California Sur, no se ejerce un periodismo que sea reconocido por la sociedad o por el propio Gobierno con los suficientes méritos para entrar a un concurso y derivado de ese concurso, se obtenga un “Premio al Mérito”.

No estoy en contra de que se reconozca a los periodistas, porque la gran mayoría tiene la capacidad física e intelectual para realizar un buen periodismo, lamentablemente, no hay empresas que le permitan al periodista ser creativo y buscar la información que además de darle prestigio al periodista, le dará más lectores al medio y por consecuencia pudiera tener mayor publicidad para la subsistencia.

En mi modesta opinión, esa filosofía y ese espíritu de ejercer un periodismo de investigación, crítico con argumentos, se perdió desde que llegó al Gobierno del Estado Leonel Cota Montaño quien oficializó “El Chayote” y lo convirtió en convenios para amordazar a los directores de las empresas dedicadas al periodismo.

Aunque los reporteros honorables, no estén amordazados, no existen medios impresos o electrónicos dispuestos a publicar sus notas que lleven implícita una investigación en contra del tal Palomón Alamilla, de Isidro Jordán que está amasando fortuna o de otros funcionarios que benefician a empresas de amigos del ejecutivo, es por ello que no debe existe un “Premio al Mérito”, porque no hay tal mérito.

Más bien, si los diputados quieren dar un estímulo a un reportero, es válido, que escojan al que consideren más trabajador, o más preciso y se lo den, para que andar con tantas patrañas.

Por otra parte, el DECRETO 1918, no es modificable, fue prácticamente la orden de un dictador, pero se puede derogar y solicitarle al ejecutivo otro decreto con reglas calaras o generar de ese mismo DECRETO una iniciativa de Ley que garantice reconocer a quien en realidad merezca ser reconocido.

 

LOS ACUERDOS A QUE LLEGARON

En la reunión con los diputados, los reporteros hicieron planteamientos para “Reformar el  Decreto”, y presentaron una serie de propuestas tales como que se tenga en consideración que en el proceso de entrega de estos estímulos exista un mayor peso de la sociedad civil de la entidad, con la creación de un Consejo Consultivo que se convierta en el órgano rector del premio.

Por favor amigos, no se hagan bolas, la sociedad es la que menos cree en el periodismo de BCS, o más bien, de La Paz, eso para empezar, por otra parte, ¿Por qué premiar a un reportero?, de ser así, es decir, si se premia esta labor, entonces habría que exigirle al Congreso que genere medallas al mérito para los médicos, arquitectos, ingenieros, contadores, psicólogos, sociólogos y demás profesionistas por sus logros.

Imagínese usted amigo lector, los reporteros que se reunieron con los diputados quieren que también se premie a fotógrafos, prensistas, vendedores de periódicos, redactores, locutores, presentadores de noticias, a los muertitos y hasta maestros de ceremonias que se dicen periodistas, por favor, de qué se trata. Hay que trabajar para merecer llevar dinero a la casa y con orgullo y dignidad compartirlo con la familia.

 

DIPUTADOS PECAN DE IGNORANTES

¿Qué tan ignorantes son nuestros flamantes diputados?, yo no lo creo, pero pienso que deberían tener la suficiente inteligencia para diseñar una estrategia que garantice que se va a entregar un estímulo únicamente como se hace con maestros y médicos a quienes ellos quieran. Y se dejan de tanta chifladera.

Amadeo Murillo Aguilar, cacique en la CTM, hizo un reconocimiento a los comunicadores sudcalifornianos. Y dijo que los periodistas en general arriesgan todos los días su vida, su integridad física por servir a la sociedad.

Uta mano, que falso y más falso; yo, con todo respeto, no soy tan estúpido como para arriesgar mi vida por la profesión, pues además mi periódico no paga por semejante acción; eso que dijo el diputado es más falso que un machete de plástico. La profesión de suyo implica un riesgo, pero no tanto como para sentirnos víctimas por adelantado.

Quienes se arriesgan son los verdaderos reporteros de la nota policíaca, pero de esos en BCS, no tengo conocimiento de que exista uno, la mayoría toma los boletines policíacos: y algunos Pagineros se atreven a dar notas que muchas veces carecen del tecnicismo y la veracidad del periodismo. Pero como digo, esa es mi opinión.

 

AL GRANO

Amigos, si los señores Francisco King y Carlos Morgan estuvieran con vida, se volverían a morir al saber los nombres de quienes son postulados al premio de periodismo. Eso, se los puedo asegurar.

Guadalupe Rojas Moreno quien es Secretaria de la Comisión de Asuntos Educativos, señaló que la actividad periodística es sumamente riesgosa, es una pesadilla, un trabajo de mucho riesgo.

Entonces amigos, los que se sientan cobardes, que no ejerzan la profesión y se vayan a rascar el ombligo a su casa o a vender periódico en las esquinas o se contraten de cerillos a los centros comerciales, ahí no corren ningún riesgo.

Mejor ahí le paramos porque está muy re cabroncito el asunto. Hasta aquí por hoy.

 

 

 

Notas relacionadas

Acerca del Autor: Alonso Mendez Suriano

Reportero con más de 25 años de experiencia en política sudcaliforniana. Fundador de FórmulaBCS y El Mensajero del Sur. Colaboró con Diario Peninsular, Diario El Sudcaliforniano, Tribuna de Los Cabos, La Opinión de Los Cabos y algunos medios nacionales. Falleció el 25 de Junio de 2017 en San José del Cabo, Baja California Sur, México.